Somos Jenny & Isaac,
compañeros de vida y de trabajo.

Yo, Jenny, desde bien pequeñita acompañaba a mis padres, fotógrafos a las bodas y fue entonces cuando empecé a disparar mis primeras fotografías en carrete blanco y negro.

Desde entonces he estado ayudando a las novias: me gustaba poder calmarlas, ayudarlas a vestirse y animarlas a que todo iba a salir perfecto.

Sobre los 16 años, fue el momento de cambio, comenzaba a participar en las bodas sin el abrazo de mis padres, empecé a volar sola. A mis 18 años fue cuando Isaac, que se formó en la escuela de cine, entró en mi vida y empezamos a trabajar juntos.

 

A él siempre le habían interesado las historias de las parejas, el quería contar historias a través de vídeo. Desde entonces, los dos formamos un gran equipo: la compenetración que teníamos hacía que avanzáramos  en todos los aspectos, tanto personal como laboral.

Después de tantos años trabajando en la fotografía notamos que había un vacío en nuestro interior porque no podíamos personalizar cada boda con mimo y esmero.

Habitualmente no conocíamos a las parejas hasta el mismo día de la boda; llegábamos y no sabíamos qué era lo realmente importante para ellos. Eso perjudicaba a la hora de plasmar su gran día.

 

Teníamos claro que la fotografía y el vídeo-documental es nuestra pasión. Entonces nos pusimos a escribir en una hoja todo aquello que nos haría felices y realizados, porque algo que hemos aprendido en estos años es que si haces cualquier cosa con el corazón, no te va a suponer ningún esfuerzo por duro que sea, y te va a llenar de felicidad.

 

Así que entre los dos construímos este proyecto (La Libélula). Ideamos un servicio personalizado para nuestras novias, para que el día de su boda fuera una experiencia única.

Menos bodas al año y un servicio más completo y exclusivo.



Desde entonces podemos decir con gran orgullo que ayudamos a “nuestras novias” a que disfruten de su día tal y como ellas imaginan, y nuestro gran placer es escuchar que todo fue como imaginaban y que lo pueden revivir en cualquier momento y lugar para siempre.

El estudio

Estamos situados en Terrassa, Barcelona.

Desde nuestro estudio, no tal sólo editamos todos los reportajes de boda. Hacemos sesiones continuas enfocadas a los más pequeños de la casa, renovando e innovando en  los decorados cada campaña.

¡Te invitamos a visitarnos!

Queremos formar parte del día más importante de tu vida.